jueves, 18 de septiembre de 2014

Spain is different: Las visitas de los niños de "Our Gang" (La Pandilla) en España


Los famosos "Our Gang" o "Little Rascals", conocidos en España popularmente como "La Pandilla", fueron un grupo de niños, intérpretes de una de las series cómicas más exitosas, junto a la de Laurel y Hardy, que salieron de los estudios estadounidenses de Hal Roach. La serie de cortometrajes que nació en 1922, duró hasta 1944, atravesando las barreras que en un principio ofrecía la implantación del cine sonoro, hasta afianzarse como uno de los sucesos cómicos más grandes de la historia del cine.
Aunque los niños iban cambiando, debido a que estos iban creciendo, la tónica de la serie siempre fue la misma: bien relatar las travesuras del grupo de niños, o bien situarles ejerciendo labores de adultos (bomberos, boxeadores, piratas...), lo cual generaba siempre numerosas risas. El éxito fue, como decía, rápido y rotundo, y propició, como ocurre con casi todo lo bueno, que comenzaran a aparecer otras series, realizadas por otras productoras, que eran copias de los originales "Our Gang", y otras, que tal vez sin serlo directamente, mantenían una más que sospechosa similitud. Así surgieron en 1926, los "McDougall Alley Kids", de la productora Bray, en 1925, los "Hey Fellas!", de la First Division Pictures, en 1929, los "Hoo-Ray Kids", de la inglesa British Screen Productions, y así un largo etcétera, al que ya dedicaremos un espacio en otro momento.

Fragmento de uno de los cortos de los "McDougall Alley Kids" de Bray.


En el caso de España, los cortos originales de "Our Gang", llegaron en 1924, bajo el sobrenombre de "Los chavales de la cuadrilla", aunque rápidamente, en la distribución de un segundo grupo de sus cortos, en 1925, ya se les cambió el nombre al que todos conocemos hoy de "La Pandilla". Como ocurrió en su país de origen, los cortos de "La Pandilla" en España fueron todo un acontecimiento, lo cual provocó que algunas distribuidoras, que no tenían acceso a los cortos originales de "Our Gang", empezaran a importar cortos de esas "otras pandillas" que antes mencionaba, y lo que es peor, que empezaran a venderlos, y anunciarlos en carteleras como protagonizados por "la pandilla", "la tropa menuda", etc, llegando incluso la distribuidora Cinaes, a atreverse a a traer una de esas series (seguramente los McDougall Alley Kids), y anunciarla como la "Nueva Pandilla". Esto generó una lucha entre cines, que se afanaban en anunciar los cortos del grupito de niños como los de la "auténtica pandilla", para diferenciarse de todos los imitadores.
Y entre tanto revuelo de chiquillería y de grupos infantiles, repentinamente España vive en un lapso muy corto de tiempo, la visita de varios niños, componentes de "Our Gang"... o esperad un momento... ¿tal vez no? Echemos un vistazo a esta historia...

1. Cuando Farina visitó España...

El 17 de Junio de 1929, llega a Madrid, anunciada en periódicos como "La Libertad", con tremendo bombo y platillo la actriz infantil de color, Esther Jones, alias "Little Esther", la cuál dicen que es una gran bailarina, y "rival de Josephine Baker", nada menos. Para colmo, según se indica en todos los anuncios y gacetillas, "Little Esther", "interpreta a la famosa Farina y a Bola de Nieve, en los cortos de la Pandilla". Y bien... ¿qué hay de cierto en esto?
Pues bien, me es imposible poner en duda las habilidades artísticas de la jovencita, ya que como he podido leer en varios diarios, tanto españoles como extranjeros, la joven había triunfado en teatros de Berlín, París, etc. Ahora bien, lo de Farina, es bastante más dudoso, sobre todo si tenemos en cuenta que... ¡Farina en las películas de Our Gang era un niño, y no una niña! En concreto su nombre era Allen Hoskins. 

Fotografía de la niña "Little Esther", extraída del
diario catalán "Mirador", de Julio de 1929.



Por tanto, ¿quien era la tal Little Esther? Al parecer el resto de cosas que dicen los diarios si son ciertas: una pequeña bailarina negra, una "colored girl", que bailó durante cierto tiempo, y con bastante éxito por los escenarios europeos, llegando a actuar en el espectáculo junto a Harry Flemming, pero que igual que apareció, al poco desapareció sin dejar rastro, y a día de hoy es complicado saber nada más de ella. 
Así que nos encontramos ante un verdadero caso de picaresca española en su mayor grado. Tal vez el promotor español, pensando en un posible poco tirón de la jovencita entre nuestro público, decidió inventarse la historia de relacionarla con Farina, para aprovechar el éxito que si tenía Our Gang en los espectadores españoles. Muestra de ello es que en otros países, no se haga referencia alguna a las estrellas cinematográficas infantiles. Pero esta invención no iba a ser la única...






2. El líder de "Our Gang" visita España...

Muy poco tiempo después que "Little Esther", en Enero de 1930, llega a Barcelona "el chico de las pecas", "el capitán de la Pandilla", Jackie "Hoo" Ray. El pequeño actor, según indican los diarios, está viajando por todo el globo, para buscar a niños con los que rodar películas, y aprovechando esta visita, quedarse un mes actuando en el Olympia de Barcelona, y pasearse por todos los eventos a los que era invitado: partidos de fútbol, modistos que querían vertirle...
Ese mismo mes, concede una entrevista a la revista española "Arte y Cinematografía", dónde aparece una foto suya, y dónde se dedica a hablar, con una madurez más que sospechosa, del origen de las comedias de "Our Gang", de su participación en ellas, y de cómo ha venido a España, al igual que a otros países europeos, para formar su Pandilla Española, y rodar así algunos cortos... Todo perfecto, y muy bonito, si no fuera porque el tal Jackie "Hoo" Ray, no tenía nada que ver con los cortos originales producidos por Hal Roach.
En realidad este niño era inglés, y era el protagonista de las que hemos citado más arriba, las comedias de los "Hoo-Ray Kids", de la British Screen Productions, dónde sí que era el líder. Era verdad que el niño había estado viajando por todo el mundo, y como he podido comprobar, por todos lados se dedicó a vender la falacia de que era el niño protagonista de los cortos de "Our Gang".
Así en 1928, como indica el Motion Picture News, el niño ya estuvo haciendo una tournee por Estados Unidos, en la que se vendía como "el pelirrojo en persona de las comedias de Our Gang". En esta gira, el niño, como en España, se dedicó a promover castings para buscar chavales para sus películas, los cuales no eran más que parte del engaño. Así lo hace saber la revista Variety, el 8 de Agosto de 1928, en un divertido recorte de su periódico que demuestra todo el engaño, y que me permito reproducir:


En la noticia, se destaca el hecho de que Jackie "Hoo" Ray, nunca fue el "pecoso" de "Our Gang", y que cuando preguntaron a la British Screen Productions, la compañía se escudó diciendo, que "tal vez", había interpretado un papel en una temprana película de la serie... Sin duda, esto se llama tener cara...
Ni que decir tiene, el niño desapareció de Estados Unidos, como de todos los países por los que pasó, incluida España, y nunca más se supo de las películas que supuestamente había rodado con los niños de cada país, ni de él mismo... Pero la idea de crear una Pandilla a la española, parece que no cayó del todo en saco roto...




3. La Pandilla Española:

El crear un grupo infantil en España, que fuera una versión patria de "Our Gang", parece que fue algo que se barajó desde comienzos de los años 30. Así en el propio 1930, ya aparece en las carteleras de los teatros, un grupo de niños hermanos, de entre 7 y 9 años, "Los Peferca", que se anunciaban como "La Pandilla Española". Los niños cantaban cuplés, recitaban poesías, bailaban, etc, y resultaron ser un enorme éxito allá por dónde pasaron en sus viajes por España. De esta forma, del teatro al cine, sólo había un paso, y así en Enero de 1933, ya se indicaba en una noticia del diario El Luchador, de Alicante, que los niños viajarían definitivamente a Madrid, dónde filmarían "alguna película" para la E.E.C.A. (¿?). Desconozco si las citadas películas se llegaron a rodar, pero a partir de esa fecha se deja de tener noticias de "Los Peferca", y mucho menos de sus posibles películas.
De lo que si tenemos algo más de noticias, es, gracias al Catálogo de Cine Español de los años 30, de Juan B, Heinink y Alfonso C. Vallejo, de la producción en el año 1936 de un cortometraje de los estudios Roptence, con el nombre exacto de "La Pandilla Española". Reproduzco aquí lo que ambos autores dicen:

"No se dispone de ninguna información relativa a la trama argumental de este film, inspirado en la serie norteamericana Our Gang e interpretado por un grupo de niños, en cuya realización también «colaboró» el escritor Mauricio Torres, sin que por el momento se haya podido precisar su cometido. Tampoco se han localizado datos acerca de la empresa editora de la película ni sobre su explotación comercial".

A esta escueta información se podría añadir la que circula por internet, de la mano de la hija de una de las supuestas participantes en el corto, la futura cantaora Consuelito de Málaga, que se recoge en webs como ésta. Al parecer la producción pudo ser CEA, y la película fue estrenada en el asilo para niños disminuidos San Rafael, siendo vendida posteriormente a Francia... ¿Verdad o falacia? Ahí queda esa información para futuras investigaciones.

Pero esa no fue la única intentona de crear películas con un grupo infantil remedando a la Pandilla Americana, ni la única vez que se utilizó a nivel cinematográfico el apelativo de "Pandilla Española". En el mismo 1933, el director Adolfo Aznar intentó realizar también una serie de películas interpretadas por niños. No pasó de la primera, "Pupín y sus amigos", ya que según el propio Aznar, en el libro "Aragoneses de Cine" de Manuel Rotellar, no encontró financiación para continuar con la misma. Tal vez ni tan siquiera este primero se estrenara... Entre intento y fracaso, hubo que esperar hasta el año 1937 para ver estrenada por fin en la gran pantalla una película protagonizada por una "Pandilla Española".

El 11 de Enero de 1937 se estrena en Barcelona "Los Héroes del Barrio", protagonizada, según rezaban las carteleras, por "La Pandilla Española". Una película "sin españolada", añadían, y con un argumento, dónde de nuevo si se lee la entrada del catálogo de Heinink y Vallejo, se puede ver la importancia de los niños en la trama. Curiosamente en la publicidad gráfica, no había ni rastro de los niños, pero todas las fuentes confirman su actuación en forma no sólo de intérpretes, sino también cantando canciones y bailando, cosa que no impidió que este grupo de niños tampoco volviera a hacer ninguna película.

El concepto de la "Pandilla Española", desapareció de las carteleras, y de las cabezas de los creadores, curiosamente hasta casi 30 años después, tal vez coincidiendo con las reposiciones que hizo la distribuidora Mahier Films de los cortos originales de "Our Gang".
El director Domingo Viladonat, dirige en 1961 la película "Perro Golfo", protagonizada por Pepe Isbert. Y alguno se preguntará... ¿qué tiene que ver esto con La Pandilla?. Pues bien en dicha película se incluyó también un grupete de niños que hacían de las suyas, y que en prensa española se volvió a anunciar de nuevo como "La Pandilla Española". Al año siguiente, en  coproducción con México, se realiza "La Banda de los Ocho", dirigida por el italiano Tulio Demicheli, y que de nuevo contó con un elenco infantil como protagonistas, anunciado como "La Pandilla Española", que tenía al famoso actor mexicano, Cesáreo Quezadas como jefe del grupo. Esta nueva aventura infantil, fue estrenada en México como "La pandilla y su perro", título que bien podría haber pasado por uno de los que tuvieron los cortos originales de "Our Gang" en su estreno en España.

Y de esta manera termina la historia de las visitas a España de "Our Gang" que nunca existieron, y las Pandillas Españolas, que por el camino se quedaron, y casi nadie recuerda ya hoy.








jueves, 11 de septiembre de 2014

Heavy Love (1926) con A Ton of Fun


Título original: Heavy Love
Director: Perc Pembroke
Intérpretes: Frank Alexander, Hilliard Karr, "Kewpie" Ross, Lois Boyd.
Año de estreno en EEUU: 1926.


Argumento:
Frank, Hilliard y "Kewpie", son tres incompetentes carpinteros constructores de casas, que de nuevo son despedidos de su último trabajo por no llevar a buen puerto su labor. Desdichados, y en busca de un nuevo empleo, deciden ayudar a la joven Lois, que acaba de ser abandonada por el constructor que planificaba su nueva casa. Golpes, caídas y trompazos darán como resultado un desastre de construcción, que hará que incluso los Tres Gorditos vean pasar ante sus ojos una fortuna de dólares.

Comentario:
Frank Alexander, y Hilliard Karr, eran dos estrellas, actores de peso, que a la altura de 1926, habían participado en multitud de películas, especialmente cortos cómicos, y que incluso habían llegado a protagonizar sus propias series. 
Frank Alexander, por ejemplo, había sido el villano, o contrapunto en las comedias del famoso Larry Semon (Tomasín o Jaimito), en las que interpretaba al gordo flanco de todos los golpes. Por su parte, Hilliard Karr, habían participado, entre otras, en las comedias Century, producidas por Universal Pictures, y había realizado allá por los años 10, una serie con el personaje Fatty Filbert, para las Josh Binney Comedies. 
En 1925, la Standard Photoplay Co. tuvo la genial idea de unirles a un, por aquel entonces, todavía desconocido actor, "Kewpie" Ross, y crear la serie "A Ton of Fun" (Una Tonelada de Diversión), en la que los tres hacían gala de sus bellas tripitas, y de sus habilidades para el slapstick. Distribuidos por la F.B.O., los tres pesados (literalmente), hicieron 34 cortos juntos, muchos de los cuales llevaban en su título el adjetivo "heavy" (pesado), tal vez por si algún espectador rezagado no pillaba muy bien lo que le esperaba al ver el corto.
En España estos cortos también fueron distribuidos, aunque bastante tardíamente, hacía el año 30, y haciendo gala de la maestría que nos caracterizaba por aquellos años para inventar motes para los cómicos, rebautizamos a estos tres señores como "Los Tres Zeppelines" o simplemente, y mas groseramente, como "Los Tres Gordos".
Pero los tres hombrecitos, o más bien hombretones, aún tuvieron una nueva distribución en España, ya que hacia principios de los años 50, la distribuidora Exclusivas Arajol, especialista en este tipo de reestrenos, relanzó varios cortos de "A Ton of Fun", añadiéndoles diálogos sincronizados, música efectos, y comentarios. Convertidos estos cortos, en una película de montaje sonora, titulada "Los Tres Gorditos", los tres actores recibieron los divertidos, aunque tal vez poco afortunados nombres de Chancho, Chanchín y Chanchón.


Cartel de la reposición de Exclusivas Arajol

En concreto "Heavy Love", tal vez no sea el mejor corto de la serie, pero es una buena muestra de lo que el espectador podía esperar de ella: gags encadenados basados en la gordura de los tres amigos, que por su peso, rompen escaleras, mesas, suelos, y toda cosa poco estable que se ponga a su paso, sumado a una finísima línea argumental, que poco o nada sirve a lo largo del corto. Lo mejor de este en concreto, la guapa Lois Boyd, estrella olvidada en muchas cintas cómicas de diversos actores, y que aquí hace perfectamente el papel de damisela en apuros.
El corto se incluye en la lista de cortometrajes basados en la idea del "a job to do" (un trabajo por hacer), y que tan buenos resultados daría a otros actores como Laurel y Hardy, en films como "Dos entrometidos" (Busy Bodies), o "Pescadores pescados" (Towed in a Hole), y cuya obra maestra es sin duda "Se venden casas baratas" (The Finishing Touch), con la que la presente tiene bastantes semejanzas, sin llegar ni mucho menos a su altura.
A destacar el final, en el que se ve inmiscuido un rico derrochador (no quiero entrar en detalles que desvelen este final) y quizás sea lo más divertido del film.

A partir del minuto 1:50, de este video puede verse un resumen de este corto, incorporado dentro de la serie "Funny Manns", que se dedicaba a recuperar antiguos cortos cómicos mudos:


video



Quien esté interesado en verlo en versión completa, puede hacerlo, ya que está editado dentro del estupendo pack editado en EEUU, "American Slapstick" (Actualmente descatalogado), o si tiene más interés en ver además de este corto, otros de la misma serie, existe este dvd que incluye nada menos que 9 cortometrajes con las lindezas de este rechoncho trío.

miércoles, 29 de mayo de 2013

Abbott y Costello dan el salto al cine: Noche en el trópico (One Night in the Tropics, 1940) de A. Edward Sutherland


 Título español: Una Noche en el Trópico
Título original: One Night in the Tropics
Duración: 82 min.
Director: A. Edward Sutherland
Guión: Gertrude Purcell y Charles Grayson
Música: Frank Skinner
Fotografía: Joseph Valentine
Intérpretes: Allan Jones, Nancy Kelly, Bud Abbott, Lou Costello, Robert Cummings, Mary Boland, William Frawley, Peggy Moran, Leo Carrillo, Don Alvarado, Nina Orla, Richard Carle.
Fecha de estreno en España: 17 de Octubre de 1945.
Fecha de estreno en EEUU: 15 de Noviembre de 1940.


Sinopsis:
Jim "Lucky" Moore (Allan Jones), es un vendedor de seguros, que crea un nuevo tipo de póliza para su amigo Steve (Robert Cummings), una "póliza de amor". Según este invento, si Steve no se casa con su prometida, Cynthia (Nancy Kelly) la aseguradora deberá pagarle un millón de dólares. Sin embargo lo que no sabe Jim, es que la exnovia de Steve, Mickey (Peggy Moran), está dispuesta a sabotear todo tipo de intento amoroso de su antiguo amante. Para complicar aún más la cosa, Jim decide asociarse económicamente con el dueño de un casino, Roscoe (William Frawley), asegurándole una parte de dinero cuando Steve se case. Para que tal cosa se cumpla, el mafioso Roscoe decide mandar a dos de sus mejores hombres, Abbot y Costello, para que nada malo entorpezca sus planes. Pero todo empezará a ir mal, cuando Jim empiece a enamorarse de Cynthia, Mickey persiga a Steve hasta el trópico, y los planes de boda comiencen a irse al garete...

Los mejores momentos de Abbott y Costello en la película

Comentario:
Las casualidades habían llevado a que en 1935 dos actores que nunca habían trabajado juntos, lo hicieran por primera vez en el Eltinge Burlesque Theater de la Calle 42. El compañero del humorista Lou Costello había caído enfermó, así que pidió ayuda a otro actor, Bud Abbott, para que le sustituyera en una de las actuaciones. La química fue tan enorme que, tras los comentarios de sus amigos y familiares, decidieron unirse formando uno de los dúos cómicos más famosos de la historia del cine, con permiso de Laurel y Hardy, Abbott y Costello. 
El trabajo en teatros, y la fama que con ello alcanzaron, les llevó a que en 1938 participasen en el programa radiofónico The Kate Smith Our, dónde recrearon algunas de sus rutinas teatrales. El éxito fue tan enorme, que firmaron un contrato estable con el programa, pasando de ser cómicos teatrales a cómicos radiofónicos.
Es por eso, que lo primero que tenemos en "Noche en el Trópico", de Abbott y Costello, no son ellos actuando, sino sus voces a lo lejos. 
En 1940, la Universal estaba a punto de la bancarrota, y estaba experimentado con diferentes proyectos para intentar salir de tal crisis. De este modo, decidió realizar una nueva película, comedia romántica, para la que llamó a la pareja como contrapunto cómico de los enredos amorosos del film.
Y es que si no fuera por ser conocida como la primera película de la pareja, seguramente esta especie de screwball comedy, sazonada con sketches de Abbott y Costello habría pasado sin pena ni gloria.
La historia no es mala, pero es bastante previsible desde que se presenta la trama, y los actores cumplen bien sus cometidos, destacando sobre todo Allan Jones, con su vozarrón que ya disfrutamos en "Una noche en la ópera", y Peggy Moran, que supera con creces la interpretación de Nancy Kelly, que es una bastante insulsa damisela. Sin embargo, Abbott y Costello les roban totalmente la película, y despliegan a lo largo de todo el metraje, sin salir demasiado, varias de sus rutinas, que ya se habían hecho famosas en radio, y que ahora el público tenía oportunidad de redisfrutar teniendo en imagen a los dos actores.
De este modo podemos apreciar por primera vez el famosísimo "Who's on first?", o la historia de "Jonás y la ballena"...
La película resultó ser un éxito que sirvió para  que la Universal firmara con Abbott y Costello a largo plazo, y para que estos salvaran de la quiebra a la productora y llenaran sus arcas con futuros éxitos de los que hablaremos en otra ocasión.
En definitiva un film que no pasa de ser entretenido, y que se salva por las actuaciones de la pareja, pero que está lejos de los productos venideros que serán interpretados por el dúo.


Trailer original de la película

Curiosidades:
· La película fue redistribuida hacia finales de los años 50 por Realart Pictures, reduciendo su metraje en 20 minutos, con lo que al quitar escenas de los otros actores, se convertía en una película con mayor protagonismo de Abbott y Costello y podía venderse como tal. 
· La versión doblada en lationamericano en México que se conserva fue realizada a partir de la versión reducida de Realart Pictures, y por tanto existen escenas que no han sido dobladas.
· La versión doblada en España está perdida, aunque parecen conservarse copias en 16mm y 8mm en manos de coleccionistas.
· La premiere de la película se realizó en Paterson, New Jersey, lugar de nacimiento del propio Lou Costello.
· Las canciones utilizadas en la película estaban compuestas para un proyecto previo de película que recibía el nombre de "Riviera", y que no llegó a realizarse. Por tanto se aprovecharon para esta nueva película, incluído el título "Riviera", que fue el título de producción del presente film. 



domingo, 19 de mayo de 2013

En pareja y a lo loco: Pat y Patachon

El otro día estuve hablando con mi amigo y compañero Martin Michaelsen sobre el cine de su país, Dinamarca, y me sorprendió que no conociera a esos dos genios de la comedia que son para mí Harald Madsen y Carl Schenstrom, alias Pat y Patachon. Aprovechando esto, y que casualmente Dinamarca ha ganado también el pasado festival de Eurovisión, quede aquí mi pequeño homenaje a estos dos precursores del humor a dúo, con el que doy comienzo a una nueva sección de mi blog llamada "En pareja y a lo loco", dedicada a las parejas cómicas.


Nacido en Copenhague, en 1881, Carl Schenstrom (Pat) vivió un breve período de tiempo de su infancia en Chicago, lugar dónde, con sus padres, había emigrado para intentar salir adelante con la tremenda industrialización que estaba llevándose a cabo en aquella zona de los Estados Unidos. Sin embargo, tras ser víctimas de un gran incendio que se vivió en la ciudad, la familia Schenstrom decidió volver a Dinamarca, dónde el cabeza de familia volvió a su antiguo oficio de fontanero.
Con esta vuelta, Carl comenzó también un periplo por diferentes oficios que iba consiguiendo recorriendo el país casi como un vagabundo, conocimientos que le servirían muy claramente para la fabricación de su personaje. Junto con estos oficios, Carl empezó a realizar sus primeros devaneos en el mundo de la interpretación en el teatro amateur, hasta que finalmente consiguió su primer trabajo actoral importante en el Norrbros Theater de Copenhague, iniciando así su carrera como actor profesional. 
Tras casarse con una antigua amiga de la infancia, y buscando una mayor estabilidad para su matrimonio, Carl decidió probar suerte en el cinematógrafo, en el que consiguió su primer papel en 1910 en la película "Peder Tordenskjold". El paso hasta el estrellato había comenzado.

Por su parte, Harald Madsen (Patachon), nació en 1890 en la ciudad de Silkeborg, y era hijo de un humilde zapatero. Desde niño le llamaron la atención las artes circenses, y combinó las actuaciones amateur para públicos infantiles, con una participación, también amateur, en una banda musical, que estaba dirigida por el más tarde director y productor de cine, Lau Lauritzen. Aunque, como ya he dicho, siempre estuvo interesado por la actuación en circos, sus padres siempre le habían impedido el que se marchara definitivamente y profesionalmente con uno, así que en cuanto pudo se marchó con el Circo Miehe. En dicho circo realizó diferentes actividades como trapecista, contorsionista, hasta que finalmente recayó en el trabajo de payaso, profesión con la que recorrió todo el país.  Posteriormente, pasó a trabajar al Circo Shumann en Copenhague, dónde casualmente fue visto por su antiguo compañero de correrías infantiles Lau Lauritzen, el cuál le ofreció un contrato para trabajar en el cine. Dicho contrato cambiaría su vida.

La idea de juntar a los dos actores vino de la mano del propio productor y director Lau Lauritzen. Al parecer el productor, tras realizar varios filmes tuvo, en 1919 la idea de realizar una película cómica sobre dos vagabundos, y en 1921 realizó "Tyvepak", con Schenstrom, y el actor Auge Bendixen en el papel de Patachon. Sin embargo para Lauritzen, el papel del clown no terminaba de cuajar, y no fue hasta que vio a Madsen cuando dio por terminada su creación de Pat y Patachon, y realizó con ellos la primera película "Landliggeridyl - Vandgang" (1921), inicio de una exitosa serie de 47 películas que llegaron hasta el año 1940.
El humor de Pat y Patachon llama la atención a día de hoy por la similitud predecesora existente entre su obra y la de futuras parejas cómicas como Laurel y Hardy, o Abbott y Costello. La pareja parece predecir el humor parsimonioso de Stan y Oliver, con sus gags lentos y bien elaborados, en oposición al humor veloz y de golpes que producía Mack Sennett en Hollywood. En Pat y Patachón además también existía el contraste físico, clásico ya en este tipo de parejas, el uno, Carl, alto y con bigotes, era el serio, y el que tenía que controlar los desaciertos de su pareja, Harald, bajito y tontorrón, en sketches que predecían e incluso pudieron inspirar muchos de otros actores posteriores internacionales.

Pequeño ejemplo del humor de Pat y Patachon

Pat y Patachon saborearon durante mucho tiempo las mieles del éxito a nivel prácticamente internacional, ya que sus películas, salvando Estados Unidos, se vieron en todo el mundo. Incluso en España pudimos ver algunas de sus películas, y llegaron a rodar una particular versión de nuestro Don Quijote, para la cual se desplazaron hasta tierras manchegas para su rodaje. Ante tal proyección internacional, Pat y Patachon dejaron momentáneamente el cine danés, y rodaron varias películas en Inglaterra, bajo la dirección de otro clásico del cine cómico mudo, Monty Banks, y en Alemania y Austria. La irrupción del sonoro tampoco resultó un problema para la pareja, y sin problemas realizaron películas sonoras, en las que combinaban sus rutinas de humor físico, con canciones y diálogos ingeniosos.

El "Don Quijote" de Pat y Patachon

Sin embargo, aunque el éxito parecía sonreírles, en lo personal no todo iba bien. Aunque nunca habían tenido una relación demasiado personal, ya que hasta en sus rodajes fuera de su país cada uno convivía con su familia, y nunca habían sido grandes amigos, todo empeoró hacia 1932. Harald cayó enfermo de algún tipo de dolencia psiquiátrica que le hacía sufrir obsesiones con que era perseguido por alguien que le quería matar, y que le lanzaba rayos mortales a través de los focos del estudio. Esto provocó que Lauritzen, que aún era su director, no aguantara más, y tuviera que buscar un nuevo Patachon, Hans W. Petersen, para la película "Med Fuld Musik" (1932). Sin embargo el principio del fin había comenzado. La química humorística entre Schenstrom y Petersen no era la misma que con Madsen, y Carl volvió a juntarse con Harald para su siguiente película, en 1935 "Zirkus Zaran". 

Poco a poco las películas se fueron haciendo cada más tiempo, y los problemas económicos terminaron por minar la carrera de Madsen, el cual tuvo que empezar a trabajar de nuevo en circos, e incluso durante alguna temporada estuvo acompañado bajo las carpas por su antiguo compañero Carl, el cual en realidad quería hacer un favor a su antiguo colega. El 10 de Abril de 1942, el largo Schenstrom dejaba este mundo, eliminando así la posibilidad de un nuevo film con ambos, y un nuevo revival del dúo. No obstante, en 1947, Harald Madsen se unió con el actor Carl Reinholdz, para interpretar "Calle og Palle", un último intento de revivir el humor a dúo, sin embargo la pareja no terminó de cuadrar al público y no se llegaron a hacer más films con este nuevo equipo. Finalmente, el 13 de Julio de 1949, Madsen fallecía, dejando huérfana a Dinamarca del último representante de la pareja cómica más famosa internacionalmente que había tenido la cinematografía danesa.

Desgraciadamente, actualmente la única forma que hay de ver las películas de Pat y Patachon son a través de una edición alemana en DVD, consistente en una reedición de sus filmes realizada para televisión en formato de episodios, en los que las películas son reducidas, y a las que se le ha agregado una locución en alemán, que desvirtúa totalmente la idea original de la película muda. No obstante, si uno baja el volumen del televisor, puede aún hacerse al menos una idea de como eran las divertidísimas películas de este dúo, y poder ver lo que aún nos queda su maravillo estrellato silente.



-------------------------------------------------------------------------------------
Si quieres saber más sobre Pat y Patachon te recomiendo esta estupenda web, disponible en inglés: http://www.warming.dk/FY%20&%20BI%20STARTSIDE%20FRONT%20engelsk.htm

jueves, 2 de mayo de 2013

Danny Kaye se ríe de Hitchcock: Un Gramo de Locura (Knock On Wood, 1954)

Título español: Un Gramo de Locura
Título original: Knock On Wood
Duración: 104 min.
Director: Melvin Frank y Norman Panama
Guión: Melvin Frank y Norman Panama
Música: Sylvia Fine
Fotografía: Daniel L. Fapp
Intépretes: Danny KayeMai ZetterlingTorin ThatcherDavid BurnsLeon AskinAbner BibermanGavin GordonOtto WaldisSteven GerayDiana AdamsPatricia DeniseVirginia Huston
Fecha de estreno en España: 22 de Febrero de 1955 (Madrid)
Fecha de estreno en EEUU: 6 de Abril de 1954 (Los Ángeles)
Sinopsis:
El ventrílocuo Jerry Morgan (Danny Kaye) vuelve a tener problemas en el amor. La razón: cada vez que se enamora y se propone casarse, su muñeco Clarence, manejado por él mismo, se pone celoso e insultante, y termina por provocar la ruptura con todas sus novias. En un arrebato, Jerry rompe a Clarence, por lo que tiene que llevarlo a arreglar a su reparador de confianza, Papinek (Abner Biberman), el cuál, el no lo sabe, es un espía. Para sacarlos del país, Papinek oculta en cada uno de los muñecos de Jerry, Clarence y Terrence, la parte de un plano de una bomba que sería capaz de volar naciones enteras. Para intentar curarse de su problema con las mujeres y sus muñecos, Jerry marcha a Suiza, dónde conoce a la Doctora Ilse Nordstrom (Mai Zetterling), de la que termina enamorándose, y la cual le acompaña a su nuevo destino de actuación, Londres, para seguir de cerca con el tratamiento. Pero en su viaje, Jerry será perseguido por dos bandas rivales de espías, que quieren apoderarse de los planos, y que terminarán por convertirle en sospechoso de asesinato. El ventrílocuo tendrá que huir, y conseguir demostrar su inocencia.

Comentario:
La lectura a simple vista del argumento de esta película, puede parecer más el de una película de suspense y espionaje que el de una película cómica. Y es que de no ser por el actor Danny Kaye, sin duda esta hubiera sido una película totalmente distinta. 
Muchas de las convenciones del cine de Hitchcock están dispuestas en esta entretenida película: el trastorno psicótico, la pareja enamorada en problemas, el falso culpable, e incluso el macguffin de los muñecos con el plano oculto, sirviendo todo para que Kaye desarrolle ampliamente su resultona bis cómica, en su ya clásico papel de excéntrico que canta, baila, y hace el payaso. La película cuenta con multitud de divertidas escenas que se insertan a la perfección en la trama de suspense, la cual hace que la película sea más interesante y capture más la atención del espectador que otras películas del actor en las que el interés se perdía en detrimento de los, a veces, demasiado excesivos número musicales. En "Un Gramo de Locura", los números musicales no son abundantes, 3 o 4 a lo sumo, y están muy bien insertados en la trama, para nada se hacen pesados, ni provocan ganas de marcharse hasta que estos hayan terminado. De todos los números musicales, tal vez el mejor es el del ballet ruso, en el que se cuela Danny al huir de la policía, y que recuerda bastante a una escena similar de ballet paródico de la película "Fantasía" de Walt Disney. 

En el campo de la interpretación, dejando a un lado a Kaye, del que ya he dicho que está divertido como él solo, destacan unas interpretaciones más o menos correctas puestas al servicio del protagonista que termina siendo el que verdaderamente se lleva la palma.
La película cuenta con una bonita fotografía en Technicolor, que no destaca por encima del resto de producciones de Kaye de aquella época.
En cuanto a los gags, aparte de los puramente verbales, destacan los llevados a cabo cuando se hace pasar por un vendedor de coches, un divertido running gag cada vez que Kaye se cuela en un auto, y una variante de la clásica rutina del espejo (de la que hablaré en próximos posts), llevada a cabo por Danny debajo de un escritorio.
Uno de los momentos más divertidos y logrados de la película

En definitiva, "Knock on Wood", es un buen ejemplo del humor del cómico hoy bastante olvidado Danny Kaye, que sin ser una obra maestra de la comedia, cuenta con divertidas situaciones, y es una parodia, tal vez sin quererlo, mucho más lograda del cine de Hitchcock y de espías, que otras posteriores que han intentado directamente referirse a la obra del cineasta inglés. Una película para ver y pasar una divertida tarde de día festivo.

Otro divertido gag, variante de la clásica rutina del
espejo.

jueves, 18 de abril de 2013

Semblanzas de risa: Larry Semon (Tomasín / Jaimito)

Escribir la primera entrada de un blog, dejando a un lado la bienvenida, conlleva siempre muchas complicaciones en lo que se refiere a la elección del tema del que se va a hablar. Si nos dejamos llevar por la necesidad de que el blog se de a conocer, debería seleccionar un tema que llame la atención, y que recoja el mayor número de búsquedas posibles, si en cambio el objetivo es la erudición, debería elegir un tema raro o poco conocido...
Sin embargo, el fondo de este blog es que fuera algo personal, y por ello para esta primera entrada me he dejado llevar por mis gustos personales, y he elegido hablar de un personaje cuyas películas me han ofrecido muchos ratos de diversión, pero también muchos momentos de satisfacción personal.
-------------------------------------------------------------------
Normalmente cuando se habla del cine mudo cómico hay un primer nombre que se viene a la cabeza de todo el mundo: Charles Chaplin. A parte de este, los más avezados incluso podrán hablar de lo que se ha llamado el triunvirato del cine cómico mudo, un conjunto de artistas a los que, aún siendo capitaneados por Charlot, se les unen Buster Keaton, Harold Lloyd, y a veces, Harry Langdon.
Sin embargo, cuando uno se adentra más en este tipo de cine, se da cuenta de la gran injusticia que se comete al realizar reducciones de esa clase. En esa montaña cuya cúspide es el citado triunvirato, existe una ladera de payasos olvidados, muchos de los cuales se acercan en genialidad a los citados "cuatro grandes". En esa ladera se encuentra Larry Semon. 
Semon tal vez sea el menos olvidado entre todos los olvidados (al menos en España), lo cual no ha impedido que artistas menos conocidos que él posean varios libros monográficos, y sus obras hayan sido distribuidas ampliamente en DVD y VHS. En el momento de escribir estas líneas, sigue sin existir un sólo libro publicado sobre el payaso Larry, y sus películas se reducen a inclusiones dentro de DVD dedicados a otras personas con las que dedicó parte de su carrera como Stan Laurel u Oliver Hardy.
Esta caída en el olvido se ha visto agravada por la situación de que la película que más se conoce de Larry Semon es "Tomasín en el Reino de Oz" (The Wizard of Oz, 1925), la cual, sin lugar a dudas está cerca de ser su peor película, cuanto más, como hace la mayoría de la gente, si se compara con la mucho más famosa versión del cuento interpretada por Judy Garland.
Dediquemos por tanto en este blog, unas humildes líneas a uno de los cómicos de mayor éxito en el cine mudo, que merecería hacerse un hueco entre los citados como grandes dentro del género.

1. Los orígenes de un cómico:
Nacido en 1889, en Mississippi, Semon era hijo de un prestidigitador, apodado Zera el Grande, y de su ayudante en escena. La infancia de Larry se desarrolló por tanto entre bambalinas, aprendiendo los secretos del espectáculo, del truco sorpresivo, y de la missdiretion elaborada, elementos que sin duda serán fundamentales como veremos en el desarrollo de su cine. Tras la muerte de su padre, y tras haber completado su educación, Semon no quiso seguir inicialmente con el negocio familiar de la venta de humo, y decidió trasladarse a Nueva York, donde comenzó a trabajar como dibujante y caricaturista para diversos periódicos, entre ellos el The New York Sun. Esta actividad fue combinada con la de monologuista y cómico en varios escenarios de vodevil. Fue en esos escenarios dónde fue avistado hacia el año 1915 por los empresarios de la productora cinematográfica Vitagraph Co., los cuales decidieron contratarle inicialmente como guionista. En la citada productora, Semon empezó a escribir historias para los principales cómicos de la marca, como Jimmy Aubrey (Periquete o Sandalio en España), o Hughie Mack. Pero pronto demostró su valía y se le permitió comenzar a dirigir a los citados cómicos, en cortos de una bobina, usando como base sus propios guiones. Sólo le faltaba dar un pequeño salto para convertirse en su propia estrella.

2. El salto delante de las cámaras:
Aunque tradicionalmente se ha dicho que la primera película en la que Larry apareció como actor fue "Boasts and Boldness" (1917), dirigida por él mismo y protagonizada por Jimmy Aubrey, este echo cada vez se pone más en duda, ya que puede que ya apareciera como secundario sin acreditar en alguna de las películas anteriores bajo su propia dirección. Según Claudia Sassen, que ha tenido oportunidad de ver una película anterior, "A Jealous Guy" (1916), el actor acreditado como Billy Baxter es el propio Semon, por lo que existiría la posibilidad de que bajo diversos seudónimos nuestro actor ya hubiera aparecido frente a la cámara con anterioridad, misterio que solo podrá ser resuelto conforme vayan recuperándose copias de sus filmes.
Sea como fuere, la cuestión es que poco a poco Larry fue ganando protagonismo en los cortos, y llegado el momento, la Vitagraph terminó por darle a él mismo hacia finales de 1917 el protagonismo de sus propios cortos de una bobina. Semon se lanzaba así a la aventura de crear un personaje, cuyo aspecto inicial mantenía una relación total con los cómicos circenses de cara enharinada que resaltaba sus poco agraciados rasgos y ropa clownesca, y cuya actitud de exagerada pantomima recordaba a los pioneros europeos del cine cómico mudo, como André Deed. Semon poco a poco irá refinando estas características, separándose cada vez más de lo vodevilesco, pero insertándose en otros derroteros creativos. Los primeros cortos de Semon son de una trama simple y clásica de héroe y damisela en apuros, con persecución casi siempre al final siguiendo el modelo de la Keystone, pero en ellos el cómico supo empezar a calar en el corazón de los espectadores.

Larry Semon en "Dunces and Dangers", uno de sus últimos 
cortos de una bobina antes de pasarse a los dos rollos.

3. Las dos bobinas, la época de oro:
Ante el tremendo éxito de público de Semon, la Vitagraph permitió a Larry que aumentara la duración de sus películas al doble, a los dos rollos. Esto hizo que el cómico comenzará a realizar argumentos más elaborados, con un mayor desarrollo de la trama, y unos personajes más elaborados. A su vez por esta época Semon terminó también por fijar su indumentaria clásica, con la que el público le reconocería ya para siempre: pantalones anchos con tirantes, camisa blanca, y sombrero hongo grande en la cabeza, ropa que seguía siendo cómica, pero que humanizaba levemente al personaje, y lo hacía rápidamente reconocible.
El primer corto de dos rollos realizado por Semon fue "Tomasín todo un hombre" (Huns and Hyphens, 1918), realizado aún bajo la serie Big V Special Comedies. En este cortometraje, Larry tuvo su primer encuentro con otro cómico con el que mantendría una efímera relación en otras dos películas, y que terminaría por convertirse en otro de los reyes de la comedia: Stan Laurel.
A lo largo de las tres comedias que compartieron, la citada, y "Tomasín y los osos" (Bears and Badmen, 1918) y "La Fuga de Tomasín" (Frauds and Frenzies, 1918), poco a poco Laurel fue ganando mayor protagonismo, algo que según dicen las malas lenguas, y todo sea dicho, aún estar por confirmar, no terminó de gustar a Semon, el cual, temeroso de ser víctima de un roba escenas, decidió despedir a Stan. (Pero al parecer cada vez se cree más que esto es solo una leyenda, y que Laurel tuvo que marcharse por otros motivos).


En 1919 Larry consigue que su nombre aparezca en su propia serie de cortometrajes, pasando así a llamarse las Larry Semon Comedies. Larry inicia así su mejor momento de lucidez creativa, realizando cortos en los que ya queda clara su reconocible impronta. En ellos, Semon combinará los secretos de su aprendizaje teatral en el ilusionismo, con su labor como dibujante de tiras cómicas, creando cortometrajes repletos de acción, llenos de trucos que sorprenden al espectador, y dónde su personaje parece un dibujo animado de habilidades anti-gravitatorias, que solo tiene miedo en los momentos justos, y que se mete en problemas sin quererlo. Realiza de este modo algunas de sus obras maestras como "El Chico del Colmado" (The Grocery Clerk, 1919), "Tomasín en los bosques" (The Sawmill, 1922) o "Tomasín entre bastidores" (The Show, 1922).
Es en este período también dónde conoce a un joven Oliver Hardy, que se convertirá en su villano durante bastante tiempo, y que le seguirá dentro de su equipo incluso cuando Semon deje la Vitagraph.

Larry Semon en "Tomasín en los bosques" (The Sawmill, 1922)

4. La decadencia de un estilo:
Justo hacia 1922 Semon comenzó a tener problemas con su productora Vitagraph, debido a la cantidad de dinero y tiempo que el cómico comenzaba a invertir en sus cortos, a imitación de lo que hacían el resto de los grandes del género por el momento. De este modo cuando realizó "The Sawmill", Semon gastó la friolera de 50.000 dólares, cuando lo normal para un corto de ese tipo era entre los 15.000 y los 20.000. Esto obligó a la Vitagraph a que, para frenarle los pies, le obligará a financiar parte de la producción de la serie con su propio dinero. Pese a esto, Semon decidió seguir echando el resto en sus producciones, hasta que en  1924, confiado de encontrar mayor financiación y libertad, se marchó a la productora Educational, para comenzar una nueva serie de cortos.
Sin embargo, tal vez Semon cometió el primer y mayor error de su carrera. No sabemos si por imposición de la productora, o si por decisión propia, los cambios se hicieron rápidamente notar al cambio de productora. El personaje de Larry cambió de apariencia, y vivió su humanización total, dejando a un lado su indumentaria cómica, y empezando a vestir de traje, pese a que seguía comportándose igual. Esta decisión no favorecía nada a los filmes, ya que si anteriormente el personaje podía ser tomado como un loco con visos de dibujo animado, la nueva ropa no casaba con la actitud del personaje. Además las películas empezaron a reciclar situaciones y gags de películas anteriores, y terminaron por hacerse repetitivas y poco innovadoras. 
Pese a ello, Semon aún nos regaló con alguna de sus aventuras, que si bien estaban lejos de sus obras maestras, seguían teniendo destellos de genialidad. Ejemplo de ello son: "Tomasín en las carreras" (Kid Speed, 1924) o "Este es mi hombre" (Oh, What a Man!).
Confiado en su valía como autor y como cómico, Semon cometió su segundo error, intentando imitar a los grandes del momento, que ya por aquel entonces realizaban largometrajes. Así, intercalándolos entre su producción de cortometrajes, Semon realizó cinco largometrajes que supusieron el total descalabro económico para el actor: "Por un anillo de boda" (The Girl in the Limousine, 1924), "Tomasín en el reino de Oz" (The Wizard of Oz, 1925), "El Listo" (The Perfect Clown, 1925), "Párese, Mire y Escuche" (Stop, Look, and Listen, 1926), y "El Soldado" (Spuds, 1927).
Sumido en la banca rota, debido a sus desaciertos en el negocio cinematográfico, Semon intentó volver a sus orígenes en el vodevil, pero cuando estaba en pleno trabajo, sufrió una crisis nerviosa que le llevó a ser hospitalizado. Estando allí, murió, según indican los informes de una tuberculosis combinada con neumonía, aunque su muerte aún a día de hoy sigue siendo un misterio. 
Como si de un último truco, una última jugarreta se tratase, su muerte en ese preciso momento no parece estar del todo clara. Según su mujer, la que fuera su partenaire cinematográfica, Dorothy Dwan, el sanatorio no aceptaba visitas, y cuando esta pudo realizar una, toda la habitación de encontraba en penumbra, y solo pudo ver la silueta de su marido que le decía estarse poniendo mejor. Cuando recibió la noticia de la muerte de Larry, tampoco pudo ver su cuerpo, y al funeral asistieron contadas personas. ¿Murió realmente Larry Semon en aquel fatídico año de 1928 o realmente todo fue un último truco para desaparecer del mapa, y esquivar a sus acreedores? Nunca lo sabremos, pero lo que si sabemos es que nunca volvió a hacer cine, y por ello nos quedamos sin saber como era su voz, como hubiera aceptado el paso del mudo al sonoro, y lo que es peor, nos quedamos sin uno de los cómicos que fue capaz de hacer frente en taquilla a los grandes de la comedia, y que a día de hoy casi permanece en un injusto olvido.

4. Epílogo: Larry Semon en España
Un ejemplo del enorme éxito de Semon, y de la necesidad de una reivindicación de su carrera, es el enorme calado que tuvo en el público español.
Las primeras películas de Semon estrenadas en España fueron sus cortometrajes de dos bobinas para Vitagraph, distribuidos en nuestro país por la distribuidora Procine, que le bautiza como Tomasín, nombre que le acompañará de cara el público hasta los años 40. Muy pronto dichos cortometrajes cayeron en manos de otras distribuidoras que se encargaron de reexplotarlos hasta la saciedad.
Sus cortometrajes para Educational también fueron estrenados en España, de la mano de Verdaguer, la cual mantuvo el apelativo de Tomasín, y sus largometrajes fueron anunciados a bombo y platillo en cada ciudad que se proyectaban.
Tal fue el éxito en España del magnífico Tomasín, que aparecieron imitadores como un tal Palacios, que se anunciaba como el Tomasín Español, surgieron cuadrillas de toreros bufos en las que se incluía un torero vestido de Charlot, pero también uno de Tomasín, como los famosos "Charlot, Tomasín y sus botones", en general se podría decir que Semon gustó tanto al público que su personaje fue capaz integrarse en la cultura, y relacionarse con temas típicamente españoles.
Pero si en la época muda nuestro Semon fue famoso, 12 años después de su muerte, Larry iba a vivir en nuestro país un resurgimiento aún más famoso y que le iba a transformar en el personaje que todos recuerdan hoy. 
Ávidas de nuevos y baratos materiales, las distribuidoras catalanas Balet y Blay y Exclusivas Arajol decidieron allá por 1941 realizar reestrenos de cintas cómicas mudas, a las que añadieron música, efectos, y unos comentarios de carácter cómico, escritos y leídos por comediógrafos del momento como Francisco Ramos de Castro o Pedro Llabrés. Fue en aquel momento cuando, tal vez para esquivar los derechos de copyright o tal vez para renovar el personaje, se decidió rebautizar a Semon, al que se le comenzó a llamar Jaimito, por asimilación con el famoso personaje de los cuentos y chistes infantiles.
Tan famoso se hizo de nuevo Jaimito, que hasta 1959 se estuvieron produciendo versiones sonorizadas de sus éxitos mudos, primero con comentarios, y más tarde con diálogos sincronizados al movimiento de la boca de los actores, originalmente mudo. Estos cortos se estuvieron reponiendo hasta los años 80 en cines de barrio y de doble sesiones, y se distribuyeron en 16mm y Super8, cayendo de este modo en el total olvido el apodo original de Tomasín, y convirtiéndose para siempre para los españoles en Jaimito.
Los cortos de Jaimito, se siguieron pasando en TV en programaciones infantiles, y aún a día de hoy algún canal de TDT sigue emitiendo de vez en cuando alguno de sus cortos en estar versiones con sonido. Sin embargo, nada de ello es suficiente para que Larry Semon viva la justa reivindicación que, a día de hoy, creo que ya se merece.

"Tomasín con vida y sin boda", versión sonorizada
del corto "Huns and Hyphens", con comentarios
cómicos de Francisco Ramos de Castro.


domingo, 14 de abril de 2013

¡Bienvenido!

Bienvenido!
Tal vez hayas llegado hasta aquí de casualidad, o tal vez lo hayas hecho queriendo, o porque te he invitado a hacerlo, sea como sea, gracias por acompañarme, y permíteme que te lance una pregunta:

¿Sabías que el cine nació riendo?

Si, has leído bien. Tras los primeros pasos documentales, donde los trenes llegaban, y la gente se dedicaba a salir de fábricas, los padres del cine, los Hermanos Lumière y Edison, se lanzaron a realizar películas de ficción, donde lo que se grababa ahora ya no intentaba ser una representación de la realidad, sino grabar algo que fuera inventado, y para ello, decidieron hacer reir.
Una de estas primeras películas fue "El regador regado" (L'Arroseur Arrosé) de 1895. En ella, los Lumière filmaron un pequeño gag, que terminó siendo imitado hasta la saciedad en multitud de películas del momento. Antes de intentar hacernos llorar, asustarnos, o que el corazón se nos saliera por la boca, los pioneros del cine decidieron hacernos reír, y muy pronto empezaron a surgir los primeros actores que se harían famosos por provocar una carcajada.
Intenta ahora volver a ver los 45 segundos que dura el pequeño gag de los Hermanos Lumière:


Tal vez no hayas reído a carcajadas, pero seguro que una pequeña sonrisa se ha esbozado en la comisura de tus labios viendo esta película que tiene ya más de 100 años... ¿No está mal no?.
Ahora te contaré un secreto: Al igual que le ocurriera a los primeros espectadores que asistieron a las primeras sesiones del cinematógrafo, mi primer encuentro con el cine también fue a través de la risa. Aún recuerdo aquel anuncio de TV en el que aparecían varios cómicos del cine mudo, que me atrapó totalmente. Fue aquel anuncio el que me provocó que me empezara a interesar por el cine, que terminara estudiando lo que estudié, y que ahora esté con vosotros aquí, dando comienzo a este blog, ¡y todo por un anuncio!.
Es por eso por lo que he querido dedicar este mi primer blog a mis queridos y admirados payasos de la pantalla, para que vosotros conozcáis lo que yo he ido descubriendo a lo largo de los años de mi corta vida, y terminéis por daros de cuenta de que la comedia, es al fin y al cabo, un negocio serio.
Espero que os resulte interesante, y que disfrutéis leyendo tanto como yo escribiendo estas líneas.

Nos vemos,

Carlos Paz